Habrá fractura en el PRI, si no hay apertura: Ulises / En la opinión de Alfredo Martínez de Aguilar

Por: Alfredo Martínez de Aguilar

* Expresa claramente su respeto al Gobernador Alejandro Murat Hinojosa, a quien desea le vaya bien en los próximos cuatro años de su administración para que le vaya bien a los oaxaqueños.

* Aclara que tras reunirse recientemente con el ex presidente Carlos Salinas, es 
más mito que apoye a Claudia. "Por el resurgimiento del zedillismo al lado de Morena le conviene un PRI fuerte".

Acusado de "tirano", de asesino, de corrupto y de desapariciones forzadas, por el conflicto con la APPO en 2006, el ex gobernador Ulises Ruiz sorprende por su actual ánimo y espíritu conciliador. 

Expresa claramente su respeto al Gobernador Alejandro Murat Hinojosa, a quien desea le vaya bien en los próximos cuatro años de su administración para que le vaya bien a los oaxaqueños.

Cuestionado por el columnista, afirma tajante "como Gobernador, solo cumplí con la ley. Un juez federal ordenó liberar las vías de comunicación y lo hice. No tengo nada de qué avergonzarme".

Asegura que la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación le absolvió de las denuncias y acusaciones nacionales e internacionales, por la supuesta violación de derechos humanos.

Con 40 años de militancia y diversos cargos en el PRI-gobierno, tras recorrer 27 estados del país, dice que en Democracia Interna siempre han estado dispuestos a dialogar y a construir acuerdos.

De ninguna manera acuerdos para que el grupo de Peña Nieto siga imponiéndose. Exige abrir el Comité Nacional a la consulta y que sean los militantes quienes decidan al próximo presidente.

"No tengo ni rivalidad ni fobia contra ningún grupo político del PRI en el país. Bienvenidos todos los que simpatizan con nuestra causa, que es la causa de la militancia. Todos son necesarios". 

Respeta la composición de estos grupos porque es parte de la vida del Partido, pero condiciona que quienes quieran ser candidatos y dirigentes del PRI, van a tener que ir a elecciones internas.

Pero Enrique Peña Nieto no quiere hacerlo, aclara, quiere imponer a uno de su grupo, Claudia Ruiz Massieu, Alejandro Moreno, Miguel Ángel Osorio Chong, René Juárez Cisneros, Ismael Hernández.

Tras reunirse recientemente con el ex presidente Carlos Salinas, dice que es más mito que apoye a su sobrina Claudia. "Por el resurgimiento del zedillismo al lado de Morena le conviene un PRI fuerte".

Insiste que son del "grupito" del presidente Peña al que se suman algunos gobernadores. Antes de irse, Peña quiere recetar al PRI dirigentes para los próximos cuatro años. ¡No lo vamos a permitir!

"Lo que menos quieren los militantes es que Peña Nieto siga con el PRI o a través de su gente quiera seguir manipulando o secuestrando al PRI. Culpan al Presidente de la derrota presidencial".

Señaló que la escandalosa corrupción de los amigos y colaboradores más cercanos del Presidente Peña Nieto y la improvisación de los externos que manejaron la campaña hundieron al PRI.

Reveló que personalmente pidió al candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, deslindarse de los actos de corrupción del Presidente Peña y de su círculo rojo, pero no lo hizo.

Al dejar entrever la posibilidad de un pacto para entregar el poder presidencial comentó que muchos priistas siguen discutiendo si a Peña Nieto "le salieron muy mal o muy bien las elecciones".

El controvertido ex mandatario oaxaqueño sostiene "si eso implica una ruptura, pues la habrá", porque tienen que escuchar el mensaje de la mayoría del PRI que demanda que el PRI se abra a la consulta directa a la militancia.

Sin embargo, Ulises sale al paso de las versiones sobre la creación de un nuevo partido y desmiente rotundamente la especie que circulara recientemente. "Es parte de la guerra sucia", puntualiza. 

Ignora por qué los integrantes del grupo peñista -adversario, no enemigo-, están renuentes y no escuchan y revisan las propuestas, para que todos vayan a la refundación profunda del PRI. 

Hace un vehemente llamado a salir a recuperar espacios para hacer de los compromisos de su ideología acciones de Gobierno, cuando reconquisten el poder en muchas de las partes del país.

Atribuye la renuencia a la democratización interna del PRI a la defensa de intereses políticos y económicos "para seguir imponiendo candidaturas, constructoras y aviadores, en todos lados". 
"Vamos a tener mejores gobiernos y mejores ayuntamientos, cuando los candidatos se elijan por la militancia, porque quien no cumpla al lado tendrá a quienes le eligieron para recriminarle".

Es una práctica muy sana no solo para el PRI, sino para el país y si el PRI abre la consulta a su militancia en todos los niveles de elección popular y de dirigencia, sentará un precedente positivo.

Ulises rompe el silencio y desmiente las especulaciones sobre quién está detrás de él y financia su recorrido por el país. "No es Roberto Madrazo, subraya. Hay millones de militantes que simpatizan con las propuestas, de hecho, muchas las he escuchado y las hice nuestras como Democracia Interna".

En resumen, independientemente de los principios y causas nacionales, lo que quiere la militancia del PRI es decidir sus candidaturas y sus cargos de dirigencia, es decir, ser una oposición real. 

"Vamos abrir el PRI porque la gente está harta de las imposiciones y quiere decidir a su presidente municipal, diputado, senador, gobernador, candidato presidencial y candidatos plurinominales". 

Los Estatutos solo deben aplicar la elección directa por consulta a militantes y simpatizantes, y quienes quieran ser candidatos tendrán que ir a las secciones, a los municipios, a los distritos de los estados o al país a conquistar el voto de los militantes. ¡No habrá otro tipo de candidaturas!

-- ¿Quién financia su campaña nacional por la refundación del PRI?, soltamos a bocajarro a Ulises. 

-- Pues yo, dice sonriendo, de mis ingresos y de algunos "negocitos". Tengo algunas rentas y ganado lechero y de engorda y algunas inversiones que son públicas. Las sacaron todas en la revista proceso, cuando estábamos en algunas batallas políticas. Son parte de la guerra sucia, pero todo lo que tengo, está documentado.

De lo que tengo en ingresos pago mis boletos de avión, es como voy y vengo a los estados, de repente, me quedó en algún hotelito muy sencillo. La forma de hacer política del PRI debe cambiar. El uso de recursos públicos que antes era una práctica común y que es peculado, no debe de verse como "normal" y tenemos que cambiar ese tipo de prácticas.

No hay más, no hay gastos excesivos. No tengo un aparato logístico ni equipo de seguridad. El Centro del país lo estoy recorriendo en vehículo. Y el norte y el sur, por las distancias, lo estoy recorriendo en líneas aéreas comerciales, como debe hacerlo un ciudadano muy normal. 

 "Como gobernador cumplí con la ley no tengo nada de qué avergonzarme. No tengo las manos manchadas de sangre. No soy un político rico, no me enriquecí en los cargos. No tengo cuentas ni bienes en el extranjero, no tengo casas en las playas de cualquier estado de la República". 

"Tengo lo que tenía antes de ser gobernador y si quieren revisar los documentos están en la revista proceso, publicaron actas constitutivas y todo. No tengo cuentas en dólares, no tengo prestanombres".

"No tengo nada de qué esconderme. No soy un demagogo tampoco como para decir, no tengo nada, como diría el del Tsuru y otros más. Lo que estoy haciendo es muy sencillo. Estoy luchando porque el PRI vuelva a recuperar sus espacios políticos y la responsabilidad que tiene frente al país". 

Detrás de la Noticia
alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto