Victoria alada, reivindicación del justo reclamo: Alberto Híjar

Redacción Noticias MX.– La polarización del país se puso nuevamente de manifiesto tras la marcha contra la violencia de género del pasado 16 de agosto, cuando participantes grafitearon la Columna de la Independencia: Algunos condenaron los “actos vandálicos” con frases como “¡así no!” o “ellas no me representan” y apelaron al “respeto” al patrimonio cultural, mientras por otro lado se cuestionó si una piedra o vidrio roto vale más que la vida de una mujer o niña. 

Al historiador y crítico de arte Alberto Híjar Serrano le parece que la Columna es “un buen blanco de la digna rabia porque es una Victoria alada, apodada Ángel de la Independencia, de modo que ahí está una clave histórica oculta para las notas y la difusión del hecho, lo demás será un problema de restauración de las muchas que no hace el Estado mexicano”.

Profesor retirado de las facultades de Filosofía y Letras y de Arquitectura de la UNAM y académico del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de las Artes Plásticas del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), añade sobre el simbolismo de la avenida que alberga la Columna diseñada por el arquitecto consentido del régimen porfirista, Antonio Rivas Mercado:

“El Paseo de la Reforma es emblemático, eso le da una especial dimensión histórica a la digna rabia ante los crímenes de género. Fue el Paseo de la Emperatriz para que la Carlota bajara de su Castillo de Chapultepec y paseara por ahí. Luego, los liberales lo volvieron precisamente el Paseo de la Reforma (Proceso, 2120) con las estatuas de liberales muy distinguidos, con un Hermenegildo Galeana sin plastrón y levita, sino con pistola en mano y dando un paso adelante para el ataque.

“Es justo ahora que, en este lugar, que se ha vuelto emblemático de la Ciudad de México, al fin se reivindique a la Victoria alada y deje de llamarse Ángel, para rendir culto histórico a quien lo merece.”

 

Testimonio de la violencia

El colectivo Restauradoras con Glitter expresa a través de una carta pública dirigida al presidente Andrés Manuel López Orador, que si bien no promueve “pintas en los bienes culturales”, entiende la importancia social y transgresora de éstas “como parte de los procesos que acontecen en torno a ellos en contextos específicos”.

Lamenta que la cobertura mediática se enfoque en las pintas y no en los centenares de casos de violaciones y feminicidios “que no deberían haber ocurrido jamás, y que alarmantemente aumentan todos los días”. Y solicita no remover las pintas, que permanezcan como un recordatorio palpable, hasta que no se atienda el problema de la violencia de género y se le dé solución. 

Asimismo, pide que las pintas sean registradas sistemáticamente y den origen a una reflexión, “por su alta relevancia social, histórica y simbólica”. Y propone que sea el colectivo quien lo haga, puesto que cuenta con las especialistas capacitadas para ello.

 

Doble intervención

La arquitecta Dolores Martínez Orralde, subdirectora general del Patrimonio Artístico Inmueble del INBA y especialista en patrimonio del siglo XX, reitera en entrevista con Proceso el compromiso de la Secretaría de Cultura y el instituto con la libertad de expresión y las manifestaciones para erradicar todo tipo de violencia contra las mujeres.

Luego de que se le considerara un monumento “machista”, se le cuestiona si no hace falta difundir más que, al simbolizar la lucha de la Independencia, reivindica a heroínas como Leona Vicario. Incluso, insistir en que no es un “Ángel” sino una Victoria alada. “Tenemos que trabajar, lo hemos platicado tanto con el Instituto Nacional de Antropología e Historia como con la Secretaría de Cultura federal y la de la Ciudad de México, para hacer conciencia. Pero el patrimonio cultural no tiene género, el patrimonio nos habla de una memoria, de lo que somos como país, más allá del género.”

Respecto al procedimiento técnico que seguirán para limpiar el monumento, la arquitecta egresada de la UNAM explica que el Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam), está haciendo levantamientos “muy puntuales”.

Expone que hay pintas en las escalinatas, el basamento y el primer cuerpo del monumento. Como hay diferentes tipos de cantera, de distinta porosidad, algunas rugosas, otras lisas, absorbieron la pintura de modo diverso. Los tonos rojos, azules y negros son más difíciles de retirar. Se harán pruebas para definir los productos que se utilizarán en el procedimiento. También considerarán que hay mármol y metales.

Jesús Esteva Medina, secretario de Obras de la ciudad, informó a los medios que se invertirán 13 millones de pesos en un proyecto de rehabilitación estructural, pues la columna fue dañada por los sismos de septiembre de 2017. En este sentido, Martínez Orralde indica que este proyecto se iniciará en forma paralela a la limpieza. (Apro)

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto