Día de la Raza / En la opinión de Horacio Corro Espinosa

Por: Horacio Corro Espinosa

La semana pasada celebramos el llamado Día de la Raza. Estamos a 526 años de que Colón mirara las primeras playas de lo que sería el llamado el Nuevo Mundo.

Cada país, a esta fecha le da diferentes nombres, como por ejemplo: El inicio del holocausto, Día del Respeto a la Diversidad Cultural, Día de la Descolonización, Día de la Interculturalidad. Estados Unidos llama a este día: Día de Colón. España también celebró esta fecha con el nombre de la Fiesta de la Hispanidad.

Es curioso que México le llame Día de la Raza a una celebración que desde los primeros gritos que se hicieron por la búsqueda de su independencia, y que se manifestó antiesclavista y enemigo del racismo, hoy se celebre por lo que se opuso en 1810.

Para Miguel Hidalgo, todos éramos americanos y no debíamos ser divididos como lo quería la Corona española: en castas. Para Hidalgo, ser americanos significaba que no había diferencia entre un criollo, un mulato, un mestizo, un saltapatrás, un no te entiendo, etcétera. Ahora sabemos que ser mexicanos no viene a ser otra cosa más que ser mestizos. 

Se puede decir que los mexicanos somos el producto de una violación, con el siguiente agravante: el hijo de esa agresión sexual era más mal visto que los propios indígenas. A esa mezcla se le conocería como el pueblo mexicano.

El mestizo siempre fue mal visto, incluso para Carlos Marx, quien nos llamó, "los últimos de los hombres". Pero años después, los últimos de los hombres derrotan al mejor ejército del mundo. Esto sucedió el cinco de Mayo, cuando el Ejército de México pudo derrotar a los franceses en la batalla que se llevó a cabo en Puebla de Zaragoza, en 1862.

Después de eso ya no nos deshonraba ser mestizos porque habíamos aceptado nuestras raíces. Dicen que hay un arte de envejecer con respetable distinción. De la misma manera hubo un arte de ser mestizo, es decir, de aceptar el hecho de ser mestizo. Y si a eso vamos, si de asumir nuestro destino se trata, le podemos echar un vistazo a nuestra historia, y veremos que a pesar de retrocesos, caídas y traiciones, en realidad no lo hemos hecho tan mal. 

Aunque para reconocer las cosas tal cual son, habrá que decir que de hace 6 años a la fecha, hemos andado mal, muy mal en este país, y para los seis años que se ven enfrente, parece que vamos a estar peor. 

Se me hace que hemos estado así porque los que están al frente de este país no son mestizos, sino saltapatrás, y los que están enfrente esperando su turno, son no te entiendo.

Horacio Corro Espinosa
Twitter: @horaciocorro
Facebook: horacio corro 
horaciocorro@yahoo.com.mx

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto